Historia del Mariachi

El mariachi empezó con un comienzo muy humilde en las tierras altas de Jalisco hace más de 200 años, y se cree que refleja la adaptación del español con instrumentos y ritmos indígenas. La vestimenta llamativa del mariachi, que se le conoce como el traje de charro, fue tomado de los jinetes adinerados del México viejo.

Con sus lazos fuertes a la tradición y cultura de México, la música de mariachi se ha reconocido como un símbolo internacional de la cultura mexicana.

Mientras la música del mariachi recorre México, con su canción romántica, mirada reluciente y ritmo cautivante se proyecta hasta California. El mariachi es reconocido por una sociedad curiosa y aceptante como una orgullosa expresión de una herencia rica del sur.

José Hernández representa la quinta generación de artistas en su línea de descendencia. Por más de 125 años la herencia de la familia Hernández has estado envuelta en el mariachi. La familia Hernández jugo un rol vital en traer el mariachi a los Estados Unidos.

A mediados de los 1880s, el tatarabuelo de José, Pedro Hernández toco en las polvorientas regiones de las plazas en el oeste de México conocido como las Sierra del Tigre. Después el bisabuelo Crescencio Hernández era un violinista en el pueblo. El abuelo José Hernández junto con el papa de José, Esteban Hernández organizaron y animaron a audiencias con el Mariachi Chapala en 1938, así extendiéndose hasta los primeros años de 1960.

1957 fue el año en el cual el primer grupo de mariachi completamente organizado apareció en Los Ángeles. Mariachi Chapala, formado por las familias Hernández y Sosa, abrió el camino para los grupos de mariachi de ahora.

Después vino el Mariachi Los Galleros, con el papá de José, Esteban, Pedro, Chencho, Jesús, Antonio Hernández y José. Este se convirtió en el punto de lanzamiento de José en los 1970s.

Recientemente el gobernador de Jalisco, México invito a José Hernández a recibir un premio honorario como tributo a la contribución que la familia Hernández ha proveído al medio artístico del mariachi.

A través de los años, la familia Hernández ha continuado a representar el mariachi con orgullo y dignidad. Único de las generaciones de José Hernández está el testimonio que han vivido la Pasión del Mariachi.